Google+ Followers

martes, 7 de septiembre de 2010

Inmigrant@s:Las trabajadoras domésticas del Estado de Nueva York celebran una victoria histórica


Labor Day Edition
September 6, 2010

Mocking the Meaning of Labor Day

The Misery of Mass Unemployment

By LINN WASHINGTON, Jr.

The Obama administration and Congressional Democrats deservedly receive criticism for failing to take decisive action on the nation’s deepening crisis of prolonged joblessness – inaction constituting gross negligence.

The defiant intransigent of congressional Republicans painfully aggravates this unemployment crisis.

But give credit where credit is due: Obama and his Capitol Hill critics have been doing a great job in boosting newly created jobs in at least a few areas like sales of anti-Obama paraphernalia plus sales of weapons and ammunition.

An added benefit of these jobs erupting from the GOP’s incessant criticism of Obama is most are in small business, the sector of the economy that politicians love to laud-&-applaud as best situated for creating new employment slots.

Please excuse Obama and his GOP detractors for the fact that these newly spawned jobs fall far short of the huge numbers required for job growth sufficient to bring America’s economy back from the depths of the Great Recession.

Now these new jobs are separate from jobs created through Obama’s stimulus program that is increasing construction industry positions mainly for public works projects like rebuilding bridges, roads and other deteriorating infrastructure.

Additionally, Obama’s stimulus – trashed by the GOP – has pumped money into state governments that has preserved public sector jobs for police, teachers and others while also softening the pain among some unemployed through providing funding for unemployment benefits.

Obama’s inauguration ignited a bustling cottage industry churning out anti-Obama paraphernalia inclusive of tee shirts, bumper stickers, books, mugs, movies and other items…much of which come bearing hate tinged messages.

Consider that tee shirt emblazed with “Pray for Obama Psalm 109:8” -- citing a biblical verse widely considered “A Cry for Vengeance” that contains passages declaring “Let his days be few” and “Let his children be fatherless and his wife a widow.”

Making this anti-Obama tee shirt available in conservative circles creates and sustains jobs…employment for the people selling tee shirts to the anti-Obama entrepreneurs (hopefully shirts made in America), employment for the people employed printing that perverse ‘prayer’ onto those tee shirts, employment from the marketing of those shirts and employment for the distributing of those tees to eager buyers.

Anti-Obama-ism also fuels expanding employment in the manufacture and sale of guns.

Last year Americans purchased 14-million guns according to gun industry figures. These purchases – stabilizing employment in gun related endeavors – continues the steady rise in gun sale rates triggered by Obama’s November 2008 election that the NRA opposed with shrill warnings about Obama supposedly planning to enact stiff gun control measures.

Those 14-million guns sold last year in America represent more guns than the total combined number of soldiers in the world’s three largest armies (China, the US and India) that have five-million-plus soldiers... less than half the number of guns purchased in America last year.

There’s at least one positive blooming from the macabre benchmark of gun purchases: more federal tax revenue. A report from the federal Bureau of Alcohol, Firearms and Tobacco released this summer stated tax receipts from the sale of firearms and ammunition increased 45 percent during the last fiscal year.

Since the sale of guns and/or manufacturing anti-Obama memorabilia will not put enough people back to work federal officials (elected-&-appointed) must do what will drive most conservatives and many centrists off the deep end: institute a massive public service jobs program similar to paycheck providing programs enacted during both the Great Depression of the 1930s and anti-poverty initiatives of the late 1960s.

Public service jobs are the quickest way to put paychecks into the empty pockets of the unemployed.

So, how does a revenue-starved/deficit-drained government pay for a massive public service jobs program while expanding an unnecessary war in Afghanistan, continuing an occupation of Iraq, coddling corporations with revenue draining regulatory breaks and bankrolling big banks whose collusion with Wall Street rip-off shysters sparked the economic meltdown?

Taking steps that are sure to inflame the super-rich and tea-baggers duped by the wealthy into thinking they share mutual interests with the economic elite who view them with disdain.

A good first-step toward funding public service jobs would be removing the “Off Limits” sign from military spending, now a trillion dollar chunk of the federal budget…a chunk long documented as a money-pit of wasteful practices. See Dave Lindorff’s analysis of military spending as a share of the US budge in Counterpunch magazine.

One cost in the Afghan war is the $2-billion-dollar-plus expenditure paid to private contractors for them to truck war supplies for US fighting forces (ammo, food, fuel, medicine, etc.) from a port in Pakistan to US military bases in remote areas of desolate Afghanistan.

This private contractor supply scheme now servicing 70 percent of US military forces inside Afghanistan, coupled with the Afghan war misadventure itself, produces mind-boggling wasteful costs like spending $400 to get a single gallon of gasoline into one Marine battle tank.

Further, this outsourcing of life sustaining supplies for American soldiers in

Afghanistan creates serious problems for the war effort (directly and indirectly) according to a June 2010 report from the congressional Subcommittee on National Security. This supply scheme, “fuels warlordism, extortion, and corruption and it may be a significant source of funding for the insurgents,” that report stated.

Slashing waste embedded in this supply scheme formally known as the Host Nation Trucking (HNT) contract could provide tens of millions to fund public service jobs for Americans in America plus it would ‘Support Our Troops’ by stopping cash and materials flowing straight into the hands of the Taliban – the enemy targeted by U.S. forces in Afghanistan.

Another source of funding for public service jobs is plugging corporate tax breaks and revising American jobs crushing Free Trade arrangements hailing from the Clinton presidency. Conservatives bashing Obama on America’s record unemployment rate conveniently ignore the reality that policies initiated under President Reagan crippled US jobs by facilitating ‘outsourcing’ to foreign countries.

Before befuddled tea-baggers and their wealthy corporate and FOX-News puppeteers raise the bogyman of bad interference by Big Government consider the following: the unemployment rate in communist China and in capitalist Germany is lower than in the US due to respective policies/procedures those two governments devised specifically to sustain employment for workers in those countries.

President Obama, in his weekly address delivered right before Labor Day promised to fight to pass a law “that will provide tax breaks for folks who create jobs in America.” This proposal sounds good but represents a small stride where giant steps are needed.

Americans need paychecks not phony platitudes from well-heeled politicians and wealthy corporate leaders lecturing the unemployed about virtues of stoically accepting their descent into poverty.

Linn Washington Jr. is a columnist for the Philadelphia Tribune and a founding member of ThisCantBeHappening!, the new independent, collectively-owned, journalist-run online newspaper.





Argentina :: 07.09.10

Jorge Lanata, papel prensa y la manipulación de la historia

x Alicia Couselo - La Haine





EE.UU. :: 07.09.10
La debacle de Obama: las consecuencias políticas del estancamiento

x Walden Bello
Aunque técnicamente los EEUU no están en recesión, la recuperación es una perspectiva lejana en la mayor economía del mundo, que se contrajo un 2,9% en 2009

logo

Casi dos millones de trabajadoras domésticas podrán acceder al INFONAVIT


Foto: Cuartoscuro

Las mujeres representan casi el 93 por ciento de los más dos millones de personas que se dedican al trabajo doméstico y, según datos del INEGI, casi 80 por ciento carece de prestaciones laborales.

De acuerdo con cifras de la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del total de mujeres ocupadas, 10.59 por ciento son trabajadoras domésticas, es decir, un millón 720 mil 450 mujeres se dedican a esta actividad. Pese al elevado nivel de participación femenina en este ámbito, sus condiciones laborales son, por mucho, las más extremas y menos reguladas y protegidas por la ley.

Por dicho motivo, el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES) se congratula con el anuncio del Programa Infonavit para Todos, ya que cerca de dos millones de mujeres que se dedican al trabajo doméstico podrán tener acceso a un crédito de vivienda.

En el periodo 2005-2008 la participación femenina en el trabajo doméstico remunerado no varió: 96 mujeres de 14 años y más, de cada 100, realizan trabajo doméstico en sus hogares, mientras que la participación masculina ha disminuido al pasar de 62.7 por ciento a 58.4 por ciento en ese periodo.

La jornada laboral es, en promedio de diez horas diarias, es decir, dos horas más del tiempo estipulado por la legislación en esta materia y carecen, en general, de las prestaciones sociales que señala la Ley Federal del Trabajo, incluso en lo que se refiere a la protección de la maternidad.

El ingreso promedio por hora de las trabajadoras domésticas es de 17.8 pesos, mientras que el de la Población Económicamente Activa femenina total es de 26.3 pesos. Del total de la PEA ocupada (mujeres y hombres), el 3.9 por ciento son trabajadores domésticos, de los cuales 97 por ciento son mujeres. Casi la tercera parte de ellas gana menos de un salario mínimo y 41.2 por ciento recibe ingresos entre uno y dos salarios mínimos.

Asimismo, nueve por ciento de las trabajadoras en servicios domésticos son mujeres menores de 20 años y más de la quinta parte son mayores de 50 años; se trata de mujeres con bajos niveles de instrucción.

El 30 por ciento de las personas que realizan trabajo en el hogar no concluyeron la primaria, muchas de ellas emigran del campo a la ciudad en busca de empleo, el 11 por ciento de ellas son hablantes de alguna lengua indígena y tienen en lo general poco conocimiento de sus derechos.

Foto: Cuartoscuro

La tercera parte de las trabajadoras en servicios domésticos son mujeres solteras, 45.2 por ciento están unidas en pareja y más de la quinta parte estuvieron alguna vez unidas; más de la cuarta parte de las trabajadoras en servicios domésticos son jefas de hogar; más de la tercera parte se declararon compañeras del jefe de sus hogares de origen y 21.7 por ciento son hijas de familia.

El trabajo doméstico se estima en cerca de 20% del PIB nacional en 2002, proporción equiparable a la contribución de la industria manufacturera o del sector “comercio, restaurantes y hoteles” (18.5% y 20.0%, respectivamente).

El 88.2 por ciento de las personas trabajadoras del hogar trabajan en la modalidad de entrada por salida.

El conjunto de actividades que se realizan en todos los hogares de manera cotidiana constituyen el trabajo doméstico; se trata de tareas que día a día llevan a cabo millones de personas para garantizar el bienestar y el desarrollo de miles de familias y comunidades. A pesar del valor que este tipo de trabajo genera, apenas recientemente se le empieza a dar reconocimiento social.








El gobernador David Paterson firmó el pasado martes una ley que garantiza los derechos de las trabajadoras domésticas
Las trabajadoras domésticas del Estado de Nueva York celebran una victoria histórica

La Tribuna Hispana USA

Nueva York se convirtió en el primer estado en Estados Unidos en proteger a las trabajadoras domésticas en su lugar de empleo, sean o no inmigrantes legales.


El gobernador David Paterson firmó el pasado martes la histórica ley en una ceremonia a la que acudieron trabajadoras que por muchos años lucharon para que el Legislativo estatal reconociera sus derechos.

La ley protegerá a más de 200.000 empleadas del hogar, muchas de ellas latinas, que se estima trabajan en Nueva York y según Paterson, la medida "corrige injusticias" y garantiza que quienes "cuidan de los ancianos, crían a nuestros niños y limpian nuestras casas, los mismos derechos que todos los trabajadores deberían tener".

La Asamblea del estado aprobó el pasado 6 de junio la medida, lo que fue motivo de celebración para las trabajadoras, que hasta ahora estaban desprotegidas en casos de abuso sexual en el lugar de empleo y no recibían compensación por horas extras.

La ley de Derechos de las Trabajadoras Domésticas, una conquista, tras seis años de lucha de la organización Domestic Workers United, garantiza el pago de horas extras después de 40 horas de trabajo semanal o de 44 horas si la empleada vive en el hogar, un día de descanso cada siete días o el pago de ese tiempo si ésta lo prefiere y tres días de vacaciones anuales después de trabajar para la misma familia después de un año.

También le garantiza los beneficios de compensación por discapacidad, al igual que otros trabajadores en el estado y el derecho a iniciar una acción legal si son víctima de hostigamiento o racismo en su lugar de empleo, entre otros beneficios.

Para la puertorriqueña Jackie Amézquita, que trabajó durante dieciséis años como empleada del hogar, la nueva ley significa "salir de las sombras, la esclavitud y opresión de ser explotadas".

"Estamos muy contentas. Ahora que hemos sido reconocidas en este día tan maravilloso, empieza la lucha para educar a otras trabajadoras, pero también a los empleadores y el Departamento del Trabajo", señaló a Efe Amézquita, quien recordó que fue víctima de abuso verbal por parte de su empleador.

"La educación significa cambio a una mejor vida" bajo los derechos que le otorga la ley, agregó Amézquita, dedicada ahora a organizar las trabajadoras latinas para la Domestic Workers United, una organización fundada hace diez años que representa unas 4.000 empleadas del hogar de las cuales unas 500 son hispanas.

No obstante, la activista aclaró que se estima que hay más de 200.000 empleadas domésticas en el estado y que desconocen cuántas son latinas, cifra que esperan aclarar con los estudios que realizan el Departamento del Trabajo de Nueva York y la Domestic Workers United.

Amézquita se mostró esperanzada en que la nueva ley termine con casos "horribles" que ha escuchado de mujeres, como la que trabajó seis meses consecutivos sin un día de descanso, "de otra que no la dejaban salir ni para hacerse una mamografía y de otra que tuvo que enterrar a una amiga que era asmática y trabajaba en un lugar que había gatos".

"Muchas de nosotras nos vamos de nuestros países en búsqueda de una mejor vida, y resulta que no es así, que encontramos hasta la muerte", sostuvo y agregó que "por eso es importante que las trabajadoras estemos unidas, que nos eduquemos para que salgamos del temor a denunciar situaciones que nos pueden costar la vida".

"Es mejor perder el empleo que la vida", afirmó.

Fuente: http://www.tribunahispanausa.com/detallesdelanoticia.php?noticia=10764


Foto principal del artículo 'Derechos postergados' Foto:

Derechos postergados

Las trabajadoras domésticas de Nueva York se convirtieron en las primeras protegidas por una ley laboral para el sector en Estados Unidos.

Nueva York aprobó el 1º de julio la ley de Derechos de las Trabajadoras Domésticas. Es la primera ley laboral específica para los servicios del hogar en Estados Unidos. La Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar, en su última asamblea, resolvió extender la iniciativa neoyorquina y luchar por una legislación nacional. Ayer, Trabajadores Domésticos Unidos, una de las organizaciones de la Alianza, festejó la aprobación de la ley en Union Square, en Manhattan.

Todavía pendientes

Jill Shenker, coordinadora nacional de la Alianza Nacional de Trabajadores Domésticos, indicó que los reclamos de la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar en Estados Unidos incluyen tres puntos clave para su organización.
Uno de ellos es la demanda de que Estados Unidos incorpore un esperado convenio de la OIT para las trabajadoras del hogar.
Otro consiste en cambios administrativos en la legislación laboral. En el caso de las trabajadoras con cama, los empleadores deberían mantener un archivo de las horas trabajadas. Si este archivo no se realiza, quedaría bajo la responsabilidad del patrón demostrar cuántas fueron esas horas trabajadas. El empleador debería también aportar pruebas del costo de la comida y del hospedaje que cobre a la trabajadora. En este sentido se reclama un límite en el monto deductible del salario y que si se cobra hospedaje, se brinde un espacio privado, con puerta y llave.
Un tercer punto reclamado consiste en la creación de un departamento específico, en el Ministerio de Trabajo, destinado a los trabajadores carentes de protección laboral, para informarles de sus derechos mediante una coordinación con la sociedad civil.

Nueva York se convirtió en el primer estado de su país en proteger a las empleadas domésticas con una ley estatal aprobada el 1º de julio. Las trabajadoras del hogar luchan desde hace siete años por el respeto de sus derechos y están a un paso de una victoria más, que abre las puertas hacia nuevas luchas.

La Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar, fundada en 2007 por 13 grupos de la sociedad civil estadounidense, reagrupa hoy 30 organizaciones y unas 10.000 integrantes en el país, según nos informó Jill Shenker, su coordinadora nacional. Hace menos de quince días, fortalecidas por la victoria ante el Senado de Nueva York, decidieron en asamblea llevar la lucha a nivel federal para mejorar las condiciones de trabajo de los dos millones y medio de trabajadoras del hogar que, calculan, se desempeñan en Estados Unidos.

La ley de Nueva York terminó en el estado con una situación heredada de los años 30. Entonces, en Estados Unidos, las trabajadoras domésticas -al igual que los trabajadores rurales- quedaron fuera de la Ley de Condiciones de Trabajo Justo, que resguarda a los demás sectores. El entonces mandatario estadounidense, Franklin Delano Roosevelt, lo dispuso así para asegurarse el apoyo de los senadores blancos y segregacionistas del sur. Por lo tanto, hasta hoy, fuera del territorio neoyorquino, la trabajadora del hogar queda sujeta a la buena voluntad de sus empleadores.

La nueva ley establece derechos básicos: el pago de horas extra por encima de las 40 horas semanales (44 para las que viven con sus empleadores), un día libre por semana, feriados, tres días de vacaciones pagas después del año de antigüedad, licencias por enfermedad, indemnización por despido, protección contra las discriminaciones laborales. La ley de Nueva York también prevé una protección específica en caso de abuso sexual, informó la agencia de noticias EFE.

A fuerza de presiones por parte de las mujeres organizadas en Nueva-York, “la legislatura ha tenido que tomarlas en cuenta y hacer lo que debían haber hecho muchos años atrás”, dijo a la diaria Jill Shenker, coordinadora nacional de la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar, en una entrevista por correo electrónico.

En el estado de Nueva York se estima que 250.000 personas -en su gran mayoría, mujeres - ejercen el trabajo doméstico.

De Estados Unidos al mundo

La Alianza de trabajadoras del hogar espera, como muchas otras organizaciones en el mundo, obtener la aprobación de un Convenio-recomendación para el Trabajo Decente de las Trabajadoras del Hogar por parte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En ocasión de la 99ª Conferencia Internacional del Trabajo en Ginebra, que se desarrolló del 2 al 18 de junio, se acordó que se elaboraría ese acuerdo en 2011. La Comisión sobre trabajo doméstico de la OIT entregó un informe con recomendaciones en el sentido de que si se llegaran a integrar al convenio definitivo, obligarían a todo país que lo ratifique a respetar una serie de derechos básicos, similares a los que aprobó Nueva York.

“Vimos en Ginebra que el de Estados Unidos fue uno de los gobiernos que más apoyaron la medida. Entonces esperamos que pongan en práctica en el país lo que dicen [las autoridades] sobre los derechos y el respeto que las trabajadoras del hogar merecen a nivel internacional”, dijo Shenker.

Uno de los principales problemas a la hora de legislar sobre los derechos de quienes trabajan en el hogar es la informalidad y la dificultad de controlar la aplicación de las leyes. Además, un informe de la Red Internacional de Trabajadores del Hogar, elaborado en 2010 para la última conferencia de la OIT, estima que en Estados Unidos 23% de los empleados en domicilios privados son inmigrantes indocumentados.

Por su especial vulnerabilidad, es indispensable la información y organización de este sector de los trabajadores, sostienen las organizaciones de trabajadoras. Consultada sobre cómo se controlará que se respeten en Nueva York los derechos ganados, la coordinadora de la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar dijo a la diaria que, al igual que todas las leyes laborales, deberá ser implementada por el Ministerio de Trabajo y que el Estado deberá defender esos derechos. “Como organizaciones, seguiremos educando a las trabajadoras del hogar sobre sus derechos”, agregó.

Pasaporte del hogar

Un caso particular, dentro del vasto mundo del trabajo doméstico, es el de las numerosas trabajadoras extranjeras que ingresan a Estados Unidos con un visado específico para el personal diplomático. Buena parte de estas trabajadoras “enfrentan muchos abusos, porque su visa está conectada con un empleador específico” y no pueden trabajar para otra persona.

A esto se agrega el problema de la inmunidad diplomática de sus empleadores. “Ayudamos a estas trabajadoras a escaparse de estas situaciones”, relató Shenker. “Queremos tratar el problema de raíz, quitar la inmunidad diplomática y asegurar que los trabajadores migrantes no puedan ser vinculados solamente a un empleador en particular, a través de las Naciones Unidas y la OIT,” señaló. En Estados Unidos existe un visado específico para las víctimas de crimen o de tráfico de personas. Además la Alianza negocia con las embajadas para lograr el pago de los sueldos no cobrados.

En noviembre de 2007, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, según sus iniciales en inglés) hizo una demanda, junto con otras organizaciones, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, organismo autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA). La denuncia, referida al caso específico de seis mujeres migrantes empleadas por diplomáticos y víctimas de abusos, pretendía llamar la atención sobre esta realidad. En casi tres años, las organizaciones demandantes no han recibido respuesta, informó a la diaria Jennie Pasquarella, una abogada que trabajó en la causa.

El informe estadístico elaborado para la 99ª Convención de la OIT por la Red Internacional de Trabajadores del Hogar recuerda que el organismo internacional considera que más de 100 millones de personas trabajan en servicios domésticos. En América del Sur son 1.200.000 personas, según cifras de 2007. En 2009 se estableció que éste era el “mayor sector individual de empleo femenino” en el continente.

Marina González




Enfermos del 9/11 no encuentran alivio

Sólo una cosa ha cambiado para Isabel Encalada desde los atentados terroristas del...


Una lucha cerrada por el distrito 33

El 14 de septiembre los residentes de El Bronx decidirán si quieren que...

Padres de Briana piden cambios

La familia de una niña hispana de Brooklyn —que murió de un ataque...

Alerta de huracán en Golfo de México

Las autoridades mexicanas abrieron ayer refugios y advirtieron a la población que se...

Más fondos para limpiar el Río Bronx

El procurador general Andrew M. Cuomo anunció recientemente que otorgará $2.5 millones...







Por Gabriel Salazar:

[Gabriel+Salazar.bmp]


"El pobre de hoy es el flaite"

Gabriel Salazar es el historiador de izquierda más reconocido por la intelectualidad chilena. Hoy escribe un libro sobre Carlos Altamirano, descree del progresismo criollo y considera que la pobreza -que es su
campo de estudio- cambió drásticamente: "Ya no es material, es cívica".


por: Paulo Ramírez

Durante los últimos meses, el historiador Gabriel Salazar ha estado metido en un trabajo de enanos, según dice: grabar una serie de conversaciones con Carlos Altamirano para la publicación, en octubre próximo,de unas "memorias críticas" que le ha encargado la editorial Random House. Recibe en una sala dereuniones de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, donde dirige el Programa de Doctorado en Historia.



Sirve el café él mismo, en jarros prestados, y alaba el nuevo sabor del Nescafé instantáneo, mientras se echa hacia atrás y espera la primera pregunta con atención y amabilidad. Pese a los recientes, varios de
sus libros ya son clásicos, indispensables para explorar nuestra historia "desde abajo": Labradores, Peones y Proletarios (1985), Violencia Política Popular en las Grandes Alamedas (1990), Historia Contemporánea de Chile (1999, en colaboración con Julio Pinto), Ser Niño "Huacho" en la Historia de Chile (2006),Mercaderes, Empresarios y Capitalistas (2009).



-¿Está preparado para la polémica que surgirá con el libro de Altamirano?

Cada vez que abre la boca hace mucho ruido… Sobre todo cuando analiza a la UP, el golpe y la renovación de la izquierda…


-Altamirano es un intelectual. Así lo descubrí. Es el más intelectual de los políticos chilenos.

En relación con la UP, su visión tiene que ver más que nada con la ingenuidad de lanzar un proyecto revolucionario a fondo a través de un Estado que no daba el ancho, y de promover un proceso de ese tipo cuando el mundo se dividía entre Estados Unidos y la Unión Soviética, estando nosotros en el corazón del "patio trasero" de los norteamericanos, que no querían una segunda Cuba.

Eso era de una ingenuidad enorme. Dice también que, sabiendo de que eso era así - ingenuo, riesgoso-, no procuramos organizar la defensa de ese proyecto,o sea, fue una revolución desarmada. Y eso, dice él, condujo al desastre.


-¿Y qué visión le plantea sobre Salvador Allende?


-Altamirano dice que todos, incluido él mismo, procuraron ser leales al programa de la Unidad Popular.

Allende también. Pero Allende, en el fondo, quería morir más que organizar la defensa. Más que atacar al enemigo que lo atacaba, él optó por pensar: "Me van a derrotar... ¡pum!, me suicido...".

-¿Como opción desesperada de último momento o esa idea le venía de antes?

-Según Altamirano, Allende tenía una concepción fatalista del final del proyecto. Por eso admiraba a Balmaceda. Y cuando apareció la posibilidad del golpe, él se dijo "de La Moneda me sacan con los pies
para adelante". Fue como si en la revolución bolchevique, Lenin se hubiera suicidado en el momento clave.



-¿Y cuánto se reconoce Altamirano en lo que más tarde hicieron algunos de sus discípulos en la Concertación?

-Dice que él inició la renovación, pero no pensó que la renovación que él propuso se convertiría en un proyecto neoliberal. Porque hoy eso es el Partido Socialista para él: un partido neoliberal. Y eso es traición.


"El flaite, que no estudia, es una especie de vago, tiene blue jeans de marca, zapatillas de marca, polerón de marca, celular, peinado con estilo que necesita de una serie de cuestiones para dejar el pelo parado. Y, por lo tanto, no se siente pobre".


-¿Y usted coincide con esa mirada?

-En general sí. Es evidente que el PS actual y la DC actual olvidaron los fundamentos sobre los cuales se constituyeron como partidos. El PS con toda la trayectoria del Frente de Trabajadores, la revolución
latinoamericana distinta de la moscovita...


Y la DC, que surge también con esto de la opción preferencial
por los pobres, Jacques Maritain, Juan XXIII, Pacem in Terris, todo un pensamiento humanista cristiano en pro de la justicia social.


Todo ese discurso, que caracterizó al primer gobierno de la DC, hoy nadie lo menciona. Ninguno de esos discursos se menciona... hoy son todos neoliberales.


-¿Los socialistas se olvidaron de los trabajadores y los democratacristianos se olvidaron de los pobres?

-Claro, todos administraron el modelo neoliberal de Pinochet, y en su misma lógica. Y eso explica el descontento de las bases, porque son partidos de cúpulas.

La pobreza hoy

-En los 20 años de la Concertación aparecen cifras objetivas que avalan su proyecto.

Un ejemplo claro es la reducción de la pobreza. ¿Usted no reconoce esos avances?


-Las cifras avalan eso si mantenemos las mismas definiciones de pobreza.

La pobreza siempre se definió, en el mundo en que yo crecí, como carencias materiales. Yo vivía en una población obrera, la Manuel
Montt, en el barrio Independencia, rodeada por poblaciones callampa y por conventillos.


Allá llegaban los pobres a pedir "un pedacito de pan, por el amor de Dios". Y les dábamos pan duro.

Yo eso lo vi, pues.

¿Quiénes eran los niños? "Cabros patipelaos", o sea, sin zapatos, con los mocos colgando, desarrapados...

tú les dabas una camisita y quedaban felices. O mujeres pobres, piñinientas, todas sucias, hediondas, con un saco al hombro donde metían las cosas.

Ésa era la pobreza por la cual luchamos y por la cual
cantábamos La Internacional y todo eso.



-Una pobreza que hoy difícilmente se ve...


-Sí, pues. Hoy el pobre tiene una posibilidad que no tuvo en los años 40 y 50: el crédito. Tú ves a cualquier señora y tiene cuatro o cinco tarjetas de crédito de casas comerciales.

¿Cuál es el pobre típico hoy?


Ya no es el cabro harapiento y sin zapatos, no es la vieja con el saco pidiendo lechuga: el pobre de hoy es el flaite.

Y el flaite, que no estudia, es una especie de vago, tiene blue jeans de marca, zapatillas de marca, polerón de marca, celular, peinado con estilo que necesita de una serie de cuestiones para dejar el
pelo parado.


Y, por lo tanto, no se siente pobre.


-¿Hay que hacer una redefinición completa de la pobreza?


-Claro, porque la pobreza es relativa al contexto. Hoy, la pobreza no tiene que ver con esos bienes materiales, y por eso cae en las estadísticas. Hoy no se define por materialidad.

Se define, por ejemplo, a partir del endeudamiento. Se mide por la capacidad de responder a una serie de exigencias:

si te casas debes pagar por una vivienda, si tienes hijos debes pagar por su educación, si se te enferman tienes que pagar por la salud... y no estás en condiciones con 170 lucas mensuales, ni aunque te endeudes, para mantener una familia.

Entonces, no me caso; y si me caso, me separo. La tasa de nupcialidad cayó 68%
en los últimos 10 años. Los niños huachos alcanzan hoy el doble de lo que existía en el siglo XIX, que ya era récord mundial: está más alta que en Suecia, que es el país donde hay más cabros huachos. La tasa de
divorcios supera a la de matrimonios.


El madresolterismo sobrepasa el 30%.

En ese contexto, el padre de una familia popular, o no tiene trabajo o tiene puro trabajo temporal.

Como no puede mantener a su familia y hay violencia intrafamiliar -¡vamos matando mujeres!-, se separa y termina dedicándose a la
droga.


Si te fijas la mayor concentración del consumo de drogas no está en el tramo de etario 15 a 20, sino entre 25 y 45, que es la etapa en que el hombre puede trabajar, casarse y tener familia.

¿Cuál es el modelo
para el cabro chico?


El papá no está, se fue y es un desastre; madre sola, trabaja todo el día.

¿Qué hace el cabro?

Se va a la calle, y tenemos enormes cantidades de pandillas juveniles, cabros chicos en la calle y ahí van construyendo su identidad.


¿Y quién es su modelo?
El papá no sirve, el profesor está sometido al
autoritarismo dictatorial del sostenedor y por lo mismo vale hongo: su modelo es el choro de la población.


Porque el choro es audaz, valiente, tiene plata, maneja armas, se agarra a balazos con los pacos, tiene seguidores, le compra camisetas al club del barrio...

-Es una descripción desoladora...

- ¡Pero eso es pobreza! No la llamo pobreza material, porque no es material.

El choro tiene harta plata: por la vía del endeudamiento, del tráfico o del delito.

Esto es pobreza ciudadana, cívica.


-¿Y se puede romper ese círculo?

-Es una red muy profunda... Se ve, por ejemplo, en la explosión de saqueos en el sur: cualquier desorden como el que produjo el terremoto provocará saqueos aquí y en la quebrada del ají...


-¿No fueron sorpresa para usted?

-Para nada. Eso está latente, es obvio.

Estos cabros que consiguen recursos por las vías del endeudamiento o el robo están centrando su actividad simbólica en objetos como la electrónica; por eso roban puros aparatos electrónicos. En Concepción, robaron sobre todo artículos electrónicos.


"El PS, el PPD y la DC son neoliberales. Incluso en el discurso: no recuerdan para nada su pasado socialistón.

Ni se acuerdan de los mapuches, de los pingüinos ni de los
subcontratados.


El PC luchó para estar en el Parlamento. Y ahora lo logró: está ahí. Entró a la misma lógica del Estado pinochetista".


-¿El problema tiene que ver con políticas sociales equivocadas?


-Tiene que ver con que no estamos leyendo en profundidad lo que está pasando en el mundo y en Chile.


Seguimos mirando los grandes parámetros macroeconómicos. Y los vemos todos sanos. ¡Pero veamos los indicadores de desarrollo humano del PNUD!

¡Ahí la cosa cambia! Se ve que existe a nivel de la población chilena una enorme sensación de inseguridad, un malestar interior: no sé si podré asegurar mi salud cuando esté viejo, no sé si podré educar a mis hijos, no sé si puedo estar en mi casa tranquilo sin que
me asalten...


Pura inseguridad.

-El conflicto ya no está en la calle...


-¡No pues, está adentro de la casa!

Y el régimen, feliz: estamos todos bien, vean las cifras, ¡pero nadie ve
el enmierdamiento de las personas por dentro!



-Bonita manera de llegar a celebrar el Bicentenario…

-O bien celebramos un cumpleaños o bien hacemos un balance de vida. Son dos cosas distintas.

Podemos celebrar el cumpleaños 200 de la Independencia, que es probablemente lo que predominará.

Pero otra cosa es un balance de lo que hemos hecho o dejado de hacer y que nos tiene con este malestar interior.


Esa evaluación no se está haciendo.


-¿Cómo ve la efeméride, entonces?


-Existirá un contraste muy fuerte entre el pan y circo que hará el gobierno -algo que la Concertación también habría hecho- y este otro pensamiento profundo que va por abajo y que es muy crítico.


-¿Quiénes se hacen cargo de esto?


-Nadie. Ése es el problema. La Concertación administró exitosamente el régimen de Pinochet, sin cambiarlo.

Ni siquiera la Bachelet fue más radical: no hizo ningún cambio de fondo. ¿Qué hizo con los pobres?

Les tiró bonos.

¿Y qué son los bonos? ¡Limosna!


-Es llamativo que la primera ley que mandó el presidente Piñera al Congreso haya sido el bono marzo...

-Y ahora, como gran cosa, alarga el posnatal... ¡Son medidas populistas de parche!

Los mineros de Copiapó


-Estas últimas semanas han estado tomadas por el caso de los 33 mineros atrapados en Copiapó.


Usted ha estudiado la minería chilena desde el mundo del trabajo.


¿Ve antecedentes históricos en este caso?


- En Chile, la minería la desarrollaron los pobres: los buscones, pirquineros. Chile se convirtió en una potencia minera sobre la base de una tecnología pirquinera que era baratísima.

La fase extractiva de la minería estuvo en manos de los pobres; el tratamiento lo hacían los capitalistas, como Edwards y todos
esos campeones, que tenían fundiciones; y el transporte lo hacían los ingleses.


Y los grandes explotados fueron los pirquineros...

¡los reventaron!


Ellos asumían el costo del aumento del transporte y de las
ganancias de los intermediarios.


Esta explotación hacia abajo llevó a que se redujera la seguridad en las minas: pasó en el carbón y también en el cobre y el oro. ¿Esto que pasa hoy en la mina San José? ¡Historia del siglo XIX!


-¿Y por qué se ha producido esta atención enorme de parte de la gente y esta dedicación tan intensa de parte del gobierno?


-Bueno, está la solidaridad que siempre han tenido las clases populares de manera horizontal. Eso es normal, no me extraña.

De parte del gobierno, responde al populismo, propio tanto de los gobiernos de la Concertación como de éste, más exacerbado en este caso.

Porque en estricto rigor éste es el gobierno de los empresarios, pero no puede ser sólo el gobierno de los empresarios: tiene que mostrar una cara populista.


Piñera no puede gobernar exitosamente con lógica neoliberal, porque el modelo tocó techo.

Para mantenerse en el gobierno tiene que ser populista, no tiene otra, porque la mayoría de Chile está con este "malestar interior".

Y como no hay izquierda, el voto popular se puso mutante...


-¿Con ese voto ganó Piñera? ¿No era voto de derecha, entonces?


-No, pues. Ese voto mutante crece y crece, porque son todos neoliberales.


-Usted dice que no hay izquierda, ¿qué pasó con ellos?


-El PS, el PPD y la DC son de hecho neoliberales. Incluso en el discurso: no recuerdan para nada su pasado socialistón.


Ni se acuerdan de los mapuches, de los pingüinos ni de los subcontratados. El Partido
Comunista luchó para estar en el Parlamento. Y ahora lo logró: está ahí. Entró a la misma lógica del Estado pinochetista, igual que la Concertación. ¡Y ahora están planeando hasta un candidato único el
2014! No hay ninguna alternativa...



-¿Y Marco Enríquez-Ominami?


-Lo escuché mucho en la campaña y me pareció un tipo que no tenía claras sus ideas, que tenía una confusión total.


Lo que pasa es que es joven, hijo de Miguel Enríquez, un poco patudo, un poco farandulero... de todo un poco.

Encarnó la expectativa del voto mutante, porque la política se expresa a través de la imagen:

la imagen de simpatía de la Bachelet, la imagen del cambio de este otro... él era la imagen de la juventud, de la gente nueva, pero ME-O en sí no tiene peso: no sabe dónde está parado.


Qué piensan los cabros


-¿Tiene algo de esperanza para Chile?


-Para tener esperanza hay que partir de sus bases históricas. En los años 60, las esperanzas que uno tenía las agarraba de las teorías, de las ideologías, del Che Guevara, de la Unión Soviética, del Partido
Comunista, del MIR, de Miguel Enríquez, de Juan XXIII... Hoy no estamos en condiciones de construir esperanza a partir de nada de eso.



La única posibilidad es lo que veo entre mis propios alumnos: que los
cabros se piensen a sí mismos sobre bases enteramente distintas y construyan sobre esas bases una expectativa de futuro que no pasa por tomarse el poder -este poder-, sino por construir sociedad, por
construir cultura, por construir poder localmente.



Ahí establecen bases de solidaridad, identidad,creatividad... rock de nuevo tipo, rap de nuevo tipo... todo de nuevo tipo.


-¿Y le ve viabilidad a un proyecto así?


-La pregunta es: ¿se le debe exigir a esta realidad nueva viabilidad?

-La sola pregunta es ilegítima, entonces...

-Sí, no tiene validez, porque no son proyectos que se planteen objetivos a largo plazo: son proyectos que buscan construir aquí y ahora.

Si llegan a conquistar o a construir el Estado será por su expansión natural,no tienen apuro.


-Si entran en la lógica de los partidos tradicionales fracasarán, dice usted...
-No lo quieren simplemente: por eso hay 4 millones de cabros que no están inscritos.


No están ni ahí con eso. Y si votan les da lo mismo, porque el voto no los identifica, no tiene importancia.

El tipo de política que realizan es distinto: es política de red, de asamblea -como los pingüinos-, sin dirigentes, sólo con
voceros.


Y ahora en los colegios les prohíben las asambleas, así que ¿qué hacen los cabros? Sacan el celular, arman el blog y se comunican.

No es la cultura de la toma ni de la revolución, ni siquiera la utopía:
es puro pragmatismo.
Que Pasa.





Mumia Abu-Jamal: “Soy un periodista fuera de la ley” x Alasbarricadas :: Más articulos de esta autora/or: Más artículos En lo que atañe a la pena de muerte, la movilización europea puede tener un impacto en Estados Unidos.

El periodista Mumia Abu-Jamal continúa preso en el corredor de la muerte desde hace casi 30 años. El 29 de agosto de 2010, la representante de Reporteros sin Fronteras en Washington DC Clothilde Le Coz lo entrevistó en el locutorio número 17 de la cárcel de Pensilvania, en Waynesburg, Condado de Greene.

P. ¿Cómo periodista encarcelado, de qué tratan sus últimas observaciones e investigaciones?

R. La población carcelaria estadounidense es la más importante en el mundo. Este año, por primera vez en 38 años, se ha reducido. Algunas cárceles como en California o Michigan aceptan menos presos dado que están superpobladas. Los presupuestos de los Estados son limitados y se libera a algunos presos por la situación económica. En Estados Unidos, las cárceles son grandes y el número de presos es inmenso.

Es impresionante ver cuánto dinero se gasta el gobierno estadounidense y hasta qué punto somos invisibles. Nadie lo sabe. La mayoría de la gente no se interesa por el tema. Cuando ocurre cualquier drama en prisión, algunos periodistas lo dicen y creen que saben de qué están hablando. Pero no es fiel a la realidad: es sensacionalismo. Se pueden encontrar buenos artículos pero no reflejan lo que ocurre realmente. Lo que escribo es lo que he visto con mis ojos y lo que me han dicho. Es verídico.

Mis artículos hablan de la realidad. Fundamentalmente, tratan todos del corredor de la muerte y de la cárcel. Me gustaría que no fuera así. Hace año y medio que tiene lugar una serie de suicidios entre los condenados a muerte. Di información en exclusividad sobre un suicidio porque ocurrió en mi bloque. Pero sigue siendo invisible. Necesito escribir. Hay millones de historias que contar y personajes excepcionales aquí. Entre las que decido contar, elijo las más importantes, conmovedoras, frágiles… Decido escribirlas, se tiene que tener cierta responsabilidad cuando uno cuenta este tipo de historias. Espero que puedan cambiar el curso de las cosas para la gente de la que hablo.

P. ¿Cree que el hecho de ser periodista ha influido en el curso de su caso?

R. Ser “La Voz de los sin voz” ha influido de forma considerable. De hecho, esta expresión está sacada de un artículo delPhiladelphia Inquirerpublicado después de mi arresto en 1981. Cuando era adolescente, era un periodista radical que trabajaba para la edición nacional del periódico de los Black Panthers. El FBI vigilaba mis publicaciones desde que tenía 14 años. Ser periodista fue mi primer trabajo. Soy mucho más famoso que otros detenidos en Estados Unidos por lo que escribo. Si la situación fuera distinta, el tribunal federal de apelaciones quizás no habría creado una ley especial que influye directamente sobre mi condena.

La mayoría de los hombres y de las mujeres que se encuentran en el corredor de la muerte no son famosos. El hecho de que siga escribiendo debe de ser algo que los jueces recordaron y por lo que cambiaron la ley para que no se me pudiera juzgar de nuevo. Creo que pensaban: “Eres un bocazas, no tendrás otro juicio.” Se espera algo más de un tribunal federal. Y ahora, por culpa de mi caso, otros doce se pueden ver perjudicados.

P. ¿Qué piensa de la cobertura mediática de su caso?

R. Un día, leí que ya no estaba en el corredor de la muerte. Cuando lo leí, estaba sentado aquí. No he salido nunca de este corredor, ni un segundo. Como soy del mismo ámbito, muchos periodistas no querían cubrir mi caso por miedo a que los criticaran. Tenían que enfrentarse a las críticas según las que habían sido parciales y a veces sus redactores jefes les prohibía cubrirlo. Desde el principio del caso, a los más susceptibles de cubrirlo, se les prohibía hacerlo. La mayoría de los periodistas con los que trabajé ya no ejercen. Se han jubilado y nadie ha tomado el relevo. Pero la prensa tendría que tener cierta influencia en este asunto. Millones de personas vieron lo que ocurrió en la prisión de Abu Ghraib. Su director, que sonríe en las fotos que se publicaron, trabajaba aquí antes de trasladarse allí.

En el corredor de la muerte, unos individuos sin ningún título pueden decidir de la vida o de la muerte de un detenido. Por no sé qué motivo, tienen el poder de decidir a su antojo de si alguien come o deja de hacerlo. Y nadie cuestiona este poder. Hay reglas informales. Esos individuos pueden convertir la vida de alguien en un infierno con un simple gesto. Cuando elijo las historias que voy a contar, no me falta inspiración nunca. Para un escritor, éste es un ámbito rico. No importa lo que dicen mis detractores, soy periodista. Este país sería mucho peor sin periodistas. Pero para muchos de ellos, soy un periodista fuera de la ley. Antes de la cárcel, cuando trabajaba para varias emisoras de radio, conocí a gente que venía de todas partes y a pesar de los conflictos con algunos redactores jefes, ejercía la profesión más bonita.

P. El apoyo que se le da en Europa es diferente del que tiene en Estados Unidos. ¿Cómo lo explica y cree que la movilización internacional le pueda seguir ayudando?

R. Sí, sigue siendo útil. En lo que atañe a la pena de muerte, la movilización europea puede tener un impacto en Estados Unidos.Los países extranjeros, Europa en particular, están marcados por una historia peculiar en cuanto a la represión. Saben en lo más profundo de ellos lo que es la prisión. Saben lo que son la prisión, el corredor de la muerte y los campos de concentración. En Estados Unidos, poca gente ha vivido esta experiencia. Explica cómo las diferentes culturas aprehenden el mundo. En Europa, la idea de la pena de muerte es un anatema.

El 11 de septiembre de 2001 cambió muchas cosas en Estados Unidos. Los opositores al poder o los que discutían su legitimidad ya no tenían relevo. También cambió la prensa. Lo que era aceptable llegó a ser inadmisible. Creo que el 11 de septiembre modificó las formas de pensar en la opinión, y también los límites de tolerancia de los medios de comunicación. Por ejemplo, cuando tuvieron lugar los acontecimientos del 11 de septiembre en Manhattan y en Washington DC, la cárcel cerró durante el día entero aquí, en Pensilvania. Y estábamos totalmente aislados.

P. Para obtener apoyo, sería útil tener una foto de usted, actualmente, en este corredor de la muerte. ¿Qué le parece?

R. Tener una imagen pública sólo ayuda en parte. La esencia de una imagen es la propaganda. Así que las fotos no son tan importantes. Lo que cuenta es la personalidad. Y hago todo lo que puedo. En 1986, las autoridades penitenciarias confiscaron las grabadoras de los periodistas y sólo podían llevar un papel y un bolígrafo en la mano. Ahora que un artículo es el único vector para darle algún sentido a la situación, su autor lo puede convertir en un monstruo o en un modelo.

P. Si la Corte Suprema aceptase que se le volviera a juzgar, sólo se revisaría su pena y no su condena. ¿Cómo se imagina el hecho de seguir en prisión a perpetuidad si no se le ejecuta?

R. En Pensilvania, la prisión a perpetuidad es una ejecución a fuego lento. Según la ley del Estado, existen tres grados de asesinatos. El primero se castiga con prisión a perpetuidad o pena de muerte. El segundo y el tercer grado con prisión a perpetuidad. No se sale de aquí. Y en esta cárcel, tenemos la tasa de condena juvenil a perpetuidad más elevada de Estados Unidos. Pero me gustaría añadir que en Filadelfia, tuvieron lugar dos casos en la misma época que el mío en los que las personas fueron juzgadas por el asesinato de un policía. A la primera se le absolvió. La segunda, aunque fuese grabada con una cámara de vigilancia, no fue condenada a muerte.

P. ¿Cómo consigue “evadirse” de aquí?

R. He escrito sobre Historia, una de mis pasiones. Me gustaría mucho escribir acerca de otras cosas. Mis últimos trabajos tratan de la guerra pero también escribo sobre cultura y música. Tengo un tempo interior que intento mantener a través de la poesía y la percusión. Pocas cosas se pueden comparar con el placer que siento aprendiendo música. Es como aprender un nuevo idioma. ¡Y menudo desafío escribir en otro idioma! Una profesora de música viene aquí cada semana y me enseña. Un mundo nuevo se ofrece a mí y ahora lo conozco un poco más. La música es una de las cosas más bonitas que el ser humano haya creado. Lo mejor de nuestras vidas.

* Para apoyar a Mumia Abu-Jamal contactar con Law Offices of Robert R. Bryan 2088 Union Street, Suite 4, San Francisco, CA 94123-4117 http://www.MumiaLegalDefense.org http://es.rsf.org/petition-mumia-abu-jamal,37071.html